Clean Girl Aesthetic vs Messy Girl Aesthetic

Clean Girl Aesthetic versus Messy Girl Aesthetic

La moda y las redes sociales han popularizado dos estéticas totalmente opuestas: la “Clean Girl” (Chica Limpia) y la “Messy Girl” (Chica Desordenada). Analicemos más a fondo en qué consisten estas dos tendencias.

La estética Clean Girl proyecta una imagen pulcra, elegante y effortless (sin esfuerzo) de la belleza femenina. Las chicas que adoptan este estilo se caracterizan por llevar un maquillaje minimalista que transmite una piel limpia y radiante, con poco más que máscara de pestañas, una base sutil y bastante glow además del lipgloss. En cuanto al vestuario, apuestan por prendas neutras, clásicas y femeninas como vestidos camiseros, faldas midi plisadas y blusas con volantes. Los moños tirantes con gel, altos o coletas bajas son otro elemento distintivo.

Celebridades como Hailey Bieber, Sofía Richie y Matilda Djerf encarnan a la perfección este ideal de chica prolija, natural y sofisticada. Su estilo limpio y angelical trasciende la moda y también se manifiesta en los interiores minimalistas que decoran sus casas.

Sin embargo, detrás de esta fachada impoluta se esconde todo un mundo de privilegios y altos estándares de belleza difícilmente alcanzables para la mayoría de las mujeres. A raíz de esto es que surge la estética Messy Girl.

Las Messy Girls reivindican la autenticidad y la comodidad por sobre una imagen perfecta. Sus looks tienen un aire más effortless, como acabadas de levantar de la cama luego de una noche de fiesta. No les preocupa llevar el rímel corrido, el pelo despeinado u overoles gigantes. Tini, Dua Lipa, Hoskelsa y la mismísima Bella Hadid son icónicas exponentes del estilo desfachatado de la Messy Girl.

Esta tendencia recupera elementos grunge de las décadas del ‘90 y 2000 como jeans rotos, camisetas amplias, chaquetas de cuero, y los mezcla con prendas reflexivas y brillantes para looks eclécticos con actitud. Las selfies sin filtros en afters o habitaciones desordenadas también forman parte de su estética que reivindica la comodidad por sobre la perfección.

En definitiva, la estética Clean Girl impone estándares de pulcritud y sofisticación difíciles de emular para la mayoría. Como opuesto, las Messy Girls adoptan un estilo más auténtico y relajado que invita a dejar de lado las apariencias y preocuparse más por sentirse cómoda en tu propia piel.

¿De qué lado estás en esta dualidad? La realidad es que no hay nada de malo en encontrar el balance entre verse arreglada y auténtica, limpia y relajada. No sientas presión por encasillarte y sé genuina contigo misma. Ese es el mejor estilo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentario

Name